JOSE Y MARÍA 10

Tiempo de lectura: 26 minutos
JOSE Y MARÍA 10 - RELATOS ERÓTICOS #LaEscuelaDeBDSM

Tras la cita con Ángel y Yomaira, quedamos pendientes de realizar esas tres citas prometidas, pero como bien sabéis, la más ansiada era la de Sergio.

Al cabo de dos días recibimos un mensaje de Sergio en el que nos decía que estaría en Madrid unos días por trabajo y que le pagaba el viaje y la estancia a María. Teníamos que organizar cuando sería el día más indicado para que María viajase . También hablamos de hacer una video conferencia para que yo lo viese en directo, o al menos una parte de la noche.

Mientras cerrábamos los detalles de esa cita, recibí un mensaje de Ricardo diciéndonos que estaba en la ciudad y quería vernos. Una vez que cerramos todo con Sergio, hablamos con Ricardo para que viniese a cenar a casa y, por supuesto, pasar la noche en con María. Ella se fue a trabajar y cuando volvió yo a tenía todo preparado para la cita de esta noche.

Sabiendo los gustos de Ricardo, María se preparó para pasar una noche de placer y disfrutar toda la noche. Ella se puso un camisón corto transparente si nada debajo, como buena puta tenía que enseñar la mercancía, pero ser recatada y sexy. Yo ya había pedido la cena en un restaurante japonés, y como podéis imaginar había sushi, pero en esta ocasión no habría nada de BDSM, eso lo dejamos para nuestra intimidad.

Cuando llegó Ricardo recién había llegado la cena, así que de inmediato nos pusimos en la mesa a cenar. Durante la cena estuvimos hablando sobre el famoso fin de semana que habíamos pasado. Él nos comentó que le sorprendió la capacidad de aguante que tiene María y sobre todo lo bien que se lo pasó. El disfrutó más del Domingo, nos dijo que el sábado estábamos mucho, algo en lo que nosotros también estábamos de acuerdo y que lo habíamos hablado con Sergio y con Ángel.

Tras una larga charla durante la cena y la sobremesa yo me retiré porque tenia reuniones al día siguiente y tenia que madrugar. Así que cogí camino para la habitación de invitados y me fui a descansar. A partir de ese momento os lo cuenta María.

Cuando Jose se marchó a dormir, Ricardo y yo seguimos contando el fin de semana, que es lo que más nos gustó a cada uno. Por supuesto salieron a relucir las filias de Ricardo, y que descubrí ese fin de semana. El tema de la lluvia dorada, era algo que a los dos nos gustaba, tanto recibir como darla. Nos pusimos unos cubatas para seguir hablando un poco más y empezar la noche . Al segundo cubata ya empezaba a tener un puntito de alegría y mi libido ya se había activado.

Con el cubata y la cena tenía ganas de echar una buena meada y sabiendo de la filia que tenía Ricardo, me aproveché un poco. Hice que se desnudara y que me acompañase al baño. En cuanto se desnudó, ya tenía la polla dura y mi coño empezó a babear al verla saludándome con tanta dureza. Le cogí de la polla y lo llevé a la ducha, me agaché entre sus piernas y empecé a darla una buena mamada. No pude evitar meterme esa tranca hasta el fondo de mi garganta y degustarla con el vicio que me caracteriza.

Empecé a recorrer el largo de esa polla con mi lengua, desde sus gordos huevos hasta su capullo, haciendo que él gimiese de placer. Al llegar al capullo, abrí la boca y empecé a meter cada centímetro de su polla en mi garganta, algo que sabía que le volvería loco. Pero lo que él no sabía era que realmente mis intenciones eran otras, pues solo estaba haciendo tiempo hasta que llegase mi hora de orinar.

Ricardo estaba disfrutando de la mamada que le estaba haciendo, pero el momento había llegado, le ordené que se tumbase en la ducha y me arrodillé sobre él. Pensó que me lo iba a follar, pero se dio cuenta tarde, pues notó como me iba meando sobre su polla, lo que hizo que se pusiese más caliente. Poco a poco mi líquido dorado iba mojando su cuerpo, así que me levanté y me acerqué a su cara, para que pudiese degustar un poco de mi liquido caliente. Mientras estaba en su cara, agarré su polla y comencé a pajearle, hasta que empezó a correrse de gusto lanzando unos buenos chorros de lefa caliente y espesa.

Yo ya había terminado de vaciar mi vejiga y él empezó a comerme el coño, pasaba la lengua por todo mi rajita. Cuando me hubo limpiado nos dimos la vuelta, quedando yo en la parte de abajo tumbada y él sobre mí, con la polla ya en estado de relajación. Supe al momento lo que se me venía encima y era una buena meada calentita. Yo aproveché para abrir mi boca y prepararme para esa lluvia que tanto deseaba recibir. El se puso a orinar sobre mi, me mojó la cara, bajando a mi boca, mis ubres y siguió bajando hasta mi coño, el cual yo le abrí para recibir su meada dentro de mí, algo que sabía que le ponía cachondo.

Según acabó de mear dentro de mí, inmediatamente bajó su cabeza a comerme el coño y beberse la parte de su orina que había entrado en mí. Esa comida me estaba dando un gran placer, así que le cogí de la cabeza y la apreté contra mi coño, pues se acercó enseguida mi primer orgasmo, pero venía acompañado de un squirt. Ricardo no dudo en tragarse todo el líquido que salió, mientras lo hacía su polla se volvía a endurecer.

Cuando acabó de comerme el coño, nos dimos una ducha calentita para irnos a la cama. No era plan de dejar las sábanas manchadas desde el principio, aunque todos sabemos como acabarían. Nada más entrar en la habitación, me lancé a comerme de nuevo ese rabo que tanto me gustaba, y es que la polla de Ricardo es una de mis favoritas. Me encanta empezar a comérsela cuando está blandita y notar como se endurece en mi boca.

R: Vamos zorra, ponla dura con esa boca de puta que tienes.
M: mmmm, ya sabes que me encanta que te pongas duro cuando te la como.
R: Pues haz tu trabajo, que tengo aún leche acumulada en mis huevos para preñarte.
M: No sabes las ganas que tengo de deslecharte, cabronazo.
R: Pues llevo días sin descargar, así que no sabes la de leche que coy a meterte.

Continué comiéndome ese rabo que poco a poco se iba endureciendo en mi boca, mientras Ricardo me sujetaba de la coleta marcando el ritmo al que debía chupar. Llego un momento en que se empezaba a excitar y me marcaba un ritmo más fuerte y seguido. Yo aproveché que abrió las piernas para acariciarle esos cojones gordos que tiene y pasar mi mano hacia su culo. Mi intención no era acercarle a mi, sino follarle el culo mientras se la comía, así le estimulaba el punto G y me daría más leche.

Con ese masaje prostático, no me duró ni 30 segundos ya que enseguida noté su polla tensarse. Empezó a escupir leche en mi boca, unos largos y potentes chorros que me costaba mantener dentro. A él le gusta que le enseñe su corrida en mi boca antes de que me la trague. Lanzó cinco chorros que me llenaron la boca de leche, abrí mi boca y le enseñé la corrida que me había dado. Cerré la boca, me tragué todo y volví a abrir la boca para que comprobase lo que me gusta tragarme sus corridas.

Tras eso, él comenzó a comerme el coño mientras su polla se recuperaba. Aunque lo hace muy bien, no llega al nivel de mi marido, pero ahora me tenia que conformar con esa comida de coño, mientras me masturbaba, algo que hizo que mi coño reaccionase y me corriese con un squirt. Me puso a cuatro patas y me perforó el coño de una sola vez, sin contemplaciones, consiguiendo que encadenase un nuevo orgasmo.

Empezó a follarme lentamente, a pesar de esa primera incursión, sus movimientos eran lentos y pausados. Esa manera de hacerlo hacía que tuviese un placer inmenso y largo, consiguiendo que tuviese un orgasmo muy potente que duró más de la cuenta. El estuvo unos veinte minutos follándome en esa postura, hasta que se corrió dentro de mi coño dejándome una buena lefada. Tras esa follada, ambos caímos dormidos enseguida. Estábamos agotados, yo dormí con mi coño lleno de su leche.

Durante la noche me desperté con la polla de Ricardo dentro de mi culo. No sé en que momento me la metió, pero despertarme con el culo lleno de polla hizo que mi calentura pasase de cero a cien en cuestión de mili-segundos. Me iba follando lentamente hasta que mi culo estaba completamente adaptado al grosor de su polla. Esa incursión nocturna fue la venganza por el masaje prostático que le había dado antes de dormir.

El caso es que me estaba gustando demasiado, pero él tuvo la mala idea de masturbar mi coño mientras me estaba follando, lo que hizo que aún me pusiese más caliente. Poco a poco fue aumentando la velocidad en los dos agujeros hasta el punto en que llegó mi primer orgasmo. Pero él no se contenta con eso y lo que quiere es provocarme varios orgasmos seguidos, así mi culo se abre y el podrá bombear con más fuerza.

Sin dejar de follarme, seguía torturando mi clítoris, consiguiendo que mi coño lubricase continuamente y haciendo que tuviese un orgasmo tras otro. Hasta que tras veinte minutos follándome, le llegó su corrida, llenándome el culo al mismo tiempo que yo me corría como una cerda. Tras esa lechada que recibió mi culo, nos quedamos quietos y nos dormimos, pero esta vez con su polla dentro de mi culo.

Tras pasar la noche juntos, nos despertamos con el sonido del despertador, tocaba ir a trabajar. Mientras Jose preparaba el desayuno, nosotros nos metimos a ducharnos. Estar ambos desnudos en la ducha hacía que subiese algo más que la temperatura del agua. Ricardo no pudo evitar empujarme contra la pared y clavarme la polla en el coño sin compasión. Me folló con rapidez hasta que se corrió en mi coño y provocando que yo también me corriese.

Ya no había tiempo para más, puesto Jose nos avisó que el desayuno ya esta preparado hace rato, así que nos duchamos, nos vestimos y nos vestimos para desayunar. Mientras desayunábamos comentábamos la noche que habíamos pasado y quedamos en organizar un nuevo encuentro más adelante.

Tras desayunar, nos fuimos todos a trabajar, quedando en vernos en otra ocasión, pues Ricardo debía volver a casa ese mismo día. Tras una dura jornada laboral, al llegar en casa nos pusimos en contacto con Raúl para poder concretar esa cita que tanto ansiaba, pero recibimos por su parte una noticia que hizo que tuviésemos anular esos planes.

Resulta que Raúl arrastraba unos problemas de salud que hiciese que ya no funcionase sexualmente. Ahora entendemos que necesitase de una ayuda “azul” para poder aguantar. A pesar de esos problemas, quedamos como una gran amistad que mantendríamos. Yo ya había cumplido con dos de las personas y teníamos la cita con mi amigo Sergio. He de decir que Raúl no era de mis favoritos así que por ese lado me quedaba un poco tranquila, puta si, pero con libertad de elección.

Tras esa pequeña decepción, nos pusimos en contacto con Sergio para cerrar la cita para ese fin de semana. El se alegró de recibir la llamada y de que cerrásemos esa cita, tenía muchas ganas de follarme de nuevo. Jose se alegró de tener la casa sola ese fin de semana, algo tenía en mente pero fui incapaz de sacarle sus intenciones, es que cuando se cierra en algo, no hay manera de adivinar sus pensamientos.

Quedamos es que yo saldría el Viernes hacia la capital para poder pasar el fin de semana con Sergio y volvería el Domingo a mediodía para poder descansar por la tarde y la noche, porque estaba segura de que me haría falta. Tal y como quedamos también haríamos una video-llamada para que Jose viese como le crecían los cuernos mientras yo disfrutaba de una buena polla taladrando todos mis agujeros.

Llegando el Viernes, yo ya me preparé la maleta para cuando llegase la tarde irme directa del trabajo hacia Madrid. Me despedí de Jose a la mañana, aún con la sospecha de que podría tener preparado para él ese fin de semana, pero seguía sin poder sacarle información. Tenía una ligera sospecha, pero ante su negativa a soltar esa información, tuve que dejarle que me diese la sorpresa.

Cuando acabé la jornada me tomé un taxi para ir directa a la estación y hacer mi viaje a Madrid. Le mandé un mensaje a mis hombres, a uno para que supiese que había cogido el tren y al otro para que estuviese atento para recogerme. En seguida recibí un mensaje de Jose con un video, no me lo podía creer, el muy cabrito había quedado con Luna.

En cuanto me puse los auriculares, abrí el video y vi como esa morenaza le estaba comiendo la polla a Jose en nuestra habitación. Además tuvieron el detalle de hacer que se me mojase el coño con una pequeña dedicatoria.

L: Hola cornuda, no veas lo dura que tiene la polla tiene tu marido.
J: Hola cariño, ya te dije que tenia una sorpresa para ti, jejeje
L: Como me gusta este rabo, tragármelo todo y sabiendo que esta noche será solo para mí, sin compartir, cornudita.
J: No sabes la mamada que me está haciendo, zorra cornuda, como lo estoy disfrutando
L: Voy a dejarle sin leche, pienso follarme a tu marido en tu cama hasta que no le quede ni una gota.
J: Este es el primer video, pero grabaremos más para cuando vuelvas, y esta noche en la video nos veremos follar con otros.

Ese video me dejó cachonda, con el coño chorreando, viendo como la puta de Luna le estaba haciendo una mamada a Jose en nuestra cama. Ver como se tragaba toda su polla hasta el fondo y hacía que sintiese una mezcla de placer y celos que aumentaba mi calentura. Pero no me había fijado en que mi compañero de asiento estaba viendo el video y se lo notaba un gran bulto en su pantalón.

Cuando dejé de ver el video y me quité los cascos, ese desconocido me dijo que le había gustado el video. Al ver su bulto, podía imaginarme como de grande tenía que ser su polla, así que le dije que los del video eran mi marido y mi amiga, y que ahora mismo estaban follando en mi casa. Eso pareció interesarle y empezamos a conversar.

P: Yo me llamo Pablo, y veo que no te molesta haber visto el video.
M: Para nada, pero el cabrito de mi marido me tenía la sorpresa guardada.
P: ¿Y donde vas tú ahora?
M: Yo voy a Madrid, a follarme a un amigo mio.
P: Vaya, ¿intuyo que sois pareja abierta?
M: Intuyes bien, ¿tú tienes experiencia en eso?
P: No, yo no. Hace poco que estoy con mi novia y no hemos nada de eso, aunque ella me lo pide.
M: Pues no seas tonto, si ella te lo pide es que lo desea o que ya tienes unos buenos cuernos puestos, así que porque no lanzarte y follarte a otras.
P: No sé, siempre he sido fiel a mis ex.
M: Seguro que si te saco la polla y te la como, no te lo pensarías tanto.
P: ¿Lo harías aquí? ¿Ahora?
M: Ver como la puta de mi amiga se la comía a mi marido y saber que se lo va a follar en mi cama toda la noche, ha hecho que me ponga como una perra en celo, y tú tienes un bulto que estoy deseando probar.
P: Pero no sé nunca he hecho esto. Y menos en un sitio público.
M: Pues la polla no se te baja y el vagón va prácticamente vacío. –
Me subí el vestido para que viese que iba sin bragas y puse su mano en mi coño para que notase como estaba de mojado. – Lo ves, lo estoy deseando. Si quieres, mándale una foto así a tu novia y a ver que te dice. Si no quiere saber nada, esa chica no es para tí, pero estoy segura que te a pedir que me folles.
P: Espera que le voy a escribir. –
Tras mandarle unos mensajes, ella le mandó un foto de su coño relleno de polla y un mensaje que decía: “Ya era hora de que me fueses infiel, follátela y no te limpies que quiero probar su sabor en tu polla, a partir a de ahora te follarás a todas mis amigas, gracias, te Amo”– Bueno, creo que tendré que hacerte caso.

M: A que esperas, saca ese pollón, que estoy deseando tenerlo en todos mis agujeros. – El se sacó una polla de 25cm dura y brillante en la punta.
P: Aquí tienes, a ver que sabes hacer con esa boca.

Yo no dude en bajar mi cabeza y empezar a meterme ese pollón en mi boca, lentamente lo iba introduciendo dentro de mi cavidad hasta que llegue al tope y toqué con mi nariz en su pubis. Él no daba crédito a lo que le estaba pasando y es que por primera vez en su vida una mujer se tragaba toda su polla. Yo estaba disfrutando de ese pollón taladrando mi garganta, pero sabía que no me duraría mucho pues notaba como suspiraba.

Efectivamente al cabo de un par de minutos me cogió del pelo y hundiendo su polla en mi garganta, se corrió en proporción a su rabo, con una buena cantidad de leche calentita y espesa. Tras eso, yo no iba a dejarle descansar, así que me puse encima suyo y me la clavé de un golpe, no quería que se le bajase la polla. Nada mas llegar al tope, me corrí sin poder evitarlo. Empecé a moverme lentamente de atrás hacia delante haciendo que se rozase con mi coño, fue una follada que disfrutaba enormemente. Él no desaprovechó la oportunidad de meter las manos bajo mi vestido para agarrar mis ubres y disfrutar tocándolas.

A pesar de haberse corrido hace poco, no me duró mucho, pues en 10 minutos me llenó el coño de leche nuevamente. Se vistió con prisas, y sin limpiarse, porque le llegaba la parada. Intentó que le diese el teléfono, pero no se lo cogí, era un candidato que me duraba muy poco y ya sabéis que a mi me gustan que duren.

Enseguida me hice una foto de mi coño antes de limpiarme con la leche saliendo, y se la mandé a Jose y a Sergio explicándoles la situación. Ambos se reían porque no todas las pollas grandes duran el tiempo que una quiere, pero el gusto no me lo quitan. Me limpié y continué mi viaje hacia Madrid, pero ahora con más ganas de llegar a mi destino, pues había incrementado la calentura.

Todavía me quedaba cerca de 2 horas de viaje en el tren así que preparé la tablet para leer alguno de los libros que tenía por ahí y poder relajarme un poco. Llevaría como unos 40 minutos leyendo cuando recibí un nuevo video de mi marido en el que se veía nuestra cama y una escena que hizo que casi me corriese de inmediato.

En la imagen se veía a Jose tumbado en la cama con Luna sentada sobre su cabeza recibiendo una buena comida de coño. Pero este video venía con sorpresa incluida, resulta que de frente a la cámara pude ver a Naiara cabalgando la polla de Jose. El muy cabrito se estaba montando un trío con nuestra rubia favorita y con una morenaza. Seguro que te preguntas quien es Naiara, pues es nuestra vecina, una webcammer muy famosa en España y con gran éxito que intentó captarme para ese trabajo.

Para que os hagáis una idea de como es Naiara, es morena con una preciosa melena, unos ojos azules intensos y nos labios no muy grandes pero si jugosos. Con su 1,75 de altura y 70 kilos de peso tiene unas curvas de infarto, que lo acompaña con un culazo para azotarlo hasta que te rompas la muñeca y una 140 de pecho completamente natural. Ella atrae las miradas de todas las personas, no solo de los hombres y lo sabe y lo potencia.

Verla de frente con la polla metida en su culo follado de cara a la cámara y con esas enormes tetas botando en cada movimiento. Mientras se oían los gemidos de Luna al tener la lengua bien metida en su coño. Yo me estaba poniendo a mil con el video, así que me abrí de piernas y me dispuse a meterme los dedos. En el video ambas se corrieron y se cambiaron de sitio poniendo Naiara su coño a disposición de Jose, mientras que Luna se sentaba sobre su polla pero de espaldas a la cámara y de frente a Naiara.

Ellas se empezaron a besar, a tocarse y a lamerse esas tetazas que ambas tenían con los pezones bien duros. Era un placer ver como se tocaban y a la vez daban placer a mi marido. Estuvieron como veinte minutos hasta que Jose se iba a correr, momento en el que las dos se pusieron de rodillas para recibir la leche de Jose, justo el momento en que yo me corrí como una cerda salpicando el asiento con mis jugos.

Cuando se cortó el video le mandé un mensaje a Jose diciéndole que era un cabrito y que me debía una. Él me contestó que le debía más de una y que tenía que aprovechar tener la casa libre para follarse a la vecina, pero que ya quedaríamos con ella para una buena juerga. La verdad es que tenía razón pues yo me había follado a muchos más de las que se ha follado él, jejeje.

Ya quedaba menos para mi llegada al destino y he de agradecer que no recibiese ningún mensaje más por parte de ese cabronazo que tengo por marido. Tenía las hormonas alteradas y mi coño estaba dando palmas y ansioso por recibir un pollazo bien brusco. Mis ansias por llegar estaban atacando de nuevo, así que cogí la tablet y me concentré en la lectura.

Necesitaba descansar un poco antes de llegar. Así que tendréis que esperar un poco más para saber que sucedió en ese fin de semana con Sergio y ver como finaliza la sorpresa de Jose.

Impactos: 31

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Por qué no nos dejas un comentario?

error: Este contenido está protegido !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: