¿POR QUÉ SER SUMISO/A?

Tiempo de lectura: 9 minutos
¿Por qué ser sumis@? - La Escuela de BDSM

¿Por qué ser sumiso/a? ¿Qué conlleva a una persona a tomar una actitud sumisa?

Empezamos por conocer la definición de Sumisión y luego os pondré mi valoración personal sobre mis experiencias.

«Sumisión» es un término utilizado para referirse a las prácticas eróticas en las que una persona adopta un rol sumiso en el que queda bajo la voluntad de otra u otras personas que adoptan un rol dominante. Es la situación complementaria de la dominación, por ello suele hablarse de relaciones D/s. La persona en el rol sumiso obedece o deja que se actúe sobre su cuerpo. Se trata siempre de una situación de sumisión voluntaria y orientada al disfrute erótico, estrictamente dentro del marco de los límites establecidos por la persona que adopta el rol sumiso, quien puede interrumpir la situación en cualquier instante. La persona que ocupa el rol sumiso suele recibir el apelativo de esclavo, esclava, sumiso, sumisa, sub, etc, siempre en minúsculas.

Fuente: Wikipedia

La descripción es muy vaga y no da mucha información sobre los motivos que pueden tener las personas para elegir el rol de sumisión. De las sumisas que he conocido podría daros varios motivos que me han dado para ser sumisas y no Dominantes.

¿Qué motivos me he encontrado? El más común: “No sé, solo sé que me gusta obedecer“, aunque parezca mentira es el que más he oído y lo peor de todo es que es verdad. Otro motivo es “por perder el control de su vida y que alguien la controle“, pero tampoco saben decirme el porqué de ese motivo. Otras mujeres lo tienen más claro: “Soy sumisa porque deseo obedecer y entregarme en cuerpo y alma a un Amo. Sé que debo obedecerle en todo, perder el control de mi vida y aceptar que mi señor está por encima de mí”.

Como habéis podido observar en ningún momento he hablado de sexo y seguro que más de uno/a lo ha pensado… Si, la típica escenita de 50 Sombras de Grey con la mujer atada y el hombre azotándola y después follándola. El BDSM no es sexo, se obtiene placer siendo sometido/a a una persona y que dicha persona sepa que tiene que hacer con tu cuerpo, con tu alma y hasta con tus sentimientos.

¿Cómo veo yo a una sumisa?

Para mí una sumisa es como el juguete que todos quieren tener pero que solo unos pocos privilegiados pueden poseer.
Tener el control de una mujer es un placer difícil de explicar. No es el hecho de que ella se sienta controlada, sometida y, por supuesto, con un toque de humillación. Hacer que sienta en una sesión un momento indescriptible de placer, miedo, dolor y lujuria. Para eso hay que conocer muy bien a la sumisa y la sumisa tiene que conocer bien a su Amo para saber provocar el placer que busca y que quiere que su Amo se lo otorgue.

Si alguien piensa que el Amo tiene todo el control estáis completamente equivocados. La sumisa tiene una gran parte del control y sin ellas el BDSM no existiría. Los Amos controlan una parte de su vida que ellas nos ceden, pero sin esa entrega el Amo pasa a ser un Dominante y a no controlar absolutamente nada, solamente juega un ratito a ser Amo de alguna sumisa que se preste a ser usada.

¿QUERÉIS UNAS REGLAS?

Os dejo unas reglas que he encontrado por la red para aquellas sumisas o curiosas que desean ser sumisas. Pero no es solo para ellas, sino también para los Amos y Dominantes que han de respetar a sus sumisas.

  1. Me amaré a mí misma sobre todas las cosas, incluso sobre mi Amo.
  2. Seré Sumisa, no SUMENSA ni SUTONTA.
  3. No me transformaré en sumisa por necesidad de seguridad y afecto. Tampoco confundiré BDSM con relación de abuso o codependencia.
  4. Sé decir NO.
  5. Leo y pregunto del tema. No me quedo con lo primero que me dicen sobre el BDSM. Me creo mi propio criterio.
  6. Seré responsable de la salud de mi cuerpo. Me cuido de las enfermedades y exijo condón si así lo deseo.
  7. Yo decido con quién, cuándo y dónde jugar. NO permito el acoso. Puedo decir claramente que no me interesa un juego con alguien.
  8. Si algo me asusta o mi instinto me dice que hay algo mal, ME ALEJO.
  9. Soy capaz de negociar y renegociar mis límites. Mi seguridad está ante todo.
  10. No me dejo chantajear si alguien me dice “si fuera sumisa, lo harías”. Tampoco hago cosas que no quiero y me hacen sentir mal sólo por dar gusto.
  11. No permitiré que NADIE me diga cosas que me hagan sentir mal; si me gusta la humillación es como parte del “juego”, no para que aplasten mi autoestima.
  12. No buscaré un/a Amo/a para justificar mi “putería” ni para buscar que alguien me castigue por disfrutar de mi cuerpo teniendo sexo. Tengo la madurez suficiente para asumir mi sexualidad y cómo quiero expresarla.
  13. No teñiré las sesiones de romanticismo, cuando sé que son sólo eso, SESIONES. Si permito una buena sesión, no tengo porqué involucrar el corazón a menos que así lo haya acordado con el Amo/a. Soy lo suficientemente madura para entender que no hay “Amos Azules”.
  14. Conoceré al Amo/a antes de sesionar con él.
  15. Tomaré todas las precauciones necesarias antes de una sesión: pediré referencias del Amo/a, le avisaré a un amigo dónde estaré. Negociaré previamente los límites. Estableceré mi palabra de seguridad.
  16. No me aíslo de mi mundo, ni dejo de hablarle a la gente sólo porque un “Amo/a” me lo pide. Si lo hago es porque yo así lo he decidido. Entiendo que el que me aíslen en contra de mi voluntad no es sensato, ni seguro.
  17. No permito que me tomen ningún tipo de imagen si apenas conozco a la persona. Soy consciente que si alguien me toma fotos o videos, éstos pueden aparecer en internet o en otros medios; en todo caso procuro tener una imagen del “Amo/a” en una circunstancia similar para que, en caso de que me quiera chantajear, no pueda hacerlo.
  18. Entiendo que no por ser sumisa debo de hablarle de usted a cuanto dominante se me ponga enfrente. Sé que los protocolos forman parte de los acuerdos entre el/la Amo/a y la sumisa cuando ya tienen una relación.
  19. No tendré miedo de mostrar enojo o sentimientos propios. Si mi Amo/a es real, me incitará a expresarme y decir lo que siento, no me ridiculizará ni me dirá que no puedo hacerlo por ser sumisa.
  20. Entiendo que ser sumisa no es igual a ser masoquista. No soportaré dolor en contra de mi voluntad, ni siquiera como castigo.

Espero que todo este texto te sirva de ayuda si estás en camino de convertirte en sumisa y en caso de serlo quizás también puede ayudarte y guiar tu camino en la sumisión, pero como siempre digo: No soy ningún maestro y no tardo de aleccionar a nadie, solo dar una información y hacer que cada uno/a saque sus propias conclusiones.

Recordad, disfrutad del BDSM con placer, con sumisión y siempre con RESPETO. Os espero en próximas lecturas.

Safe Creative #2009235415526

Impactos: 344

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Por qué no nos dejas un comentario?

error: Este contenido está protegido !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: