EL “AFTERCARE”

Tiempo de lectura: 4 minutos
EL AFTERCARE - La escuela de BDSM

“AFTERCARE” alias “MIMOS POSTSESIÓN”

El Aftercare es lo contrario a un “Aquí te pillo, aquí te mato y hasta luego”. Es algo muy demandado por las personas sumisas pues arraiga la confianza entre la parte dominante y la sumisa. En cambio, por otro lado, me encuentro muchos Dominantes (no Amos/as, sino solo dominantes) que no solo no lo aplican, sino que además rehúyen y lo niegan.

Pero… ¿Qué es el Aftercare? Pues es el cuidado posterior que se proporciona después de una sesión BDSM. Consiste en aplicar las técnicas de cuidado y una atención cariñosa con la persona sumisa. Este cuidado posterior se realiza con la intención de atender cualquier acontecimiento que haya podido ser traumático o desafiante durante la sesión BDSM.

Ese pequeño momento en el cual te preocupas por tu sumiso/a tras una sesión afianza la relación D/s, no solo porque tu sumiso/a aumentará su confianza en tí, sino que sabrás que te preocupas por su salud física y mental.

“Las personas tienen diferentes necesidades y deseos sexuales y estos se extienden a lo que la gente quiere o espera del aftercare“, dice Kenneth Play, coach sexual y miembro fundador de Hacienda,

Fuente: https://www.wearehacienda.com/

Hay personas que no necesitan mucho tras una sesión, solamente una pregunta: ¿Estás bien? En cambio, otras personas necesitan algo más: Un abrazo, acurrucarse, sentirse protegidos/as. E incluso hay que les gusta dormir y despertar al lado de la persona Dominante y desayunar juntos. Hay muchas maneras de aplicar esos cuidados, todo depende de las personas de esa relación D/s y del carácter que tienen.

¿Aftercare para Dominantes?

No pienses que esto es solo para la persona sumisa, si lo haces estas muy equivocado/a, también es para la persona dominante. Aunque te parezca mentira los Dominantes se montan en una montaña rusa de sensaciones en la cual se aumentan las endorfinas y la adrenalina y de golpe al acabar la sesión el bajón es notable. La primera pregunta es la obvia: ¿Me habré excedido en la sesión? y le sigue ¿Estaré a la altura de mi sumiso/a? Podéis pensar que todos los Dominantes somos fuertes y duros/as, pero también tenemos que cuidar de los/as sumisos/as que poseemos, así que no te olvides de cuidar a tus sumisos/as y cuidarte.

Y ahora la apreciación personal… Yo personalmente tengo este punto muy presente desde la primera sesión virtual y la primera sesión física que he tenido. Lógicamente en la sesión virtual no pudo haber abrazos, ni mimos, ni acurrucarse, pero si palabras de aliento de preocupación y de aliente. En la sesión física sí que hubo abrazo y acurrucamiento. Para mí es algo muy importante en la relación D/s y no lo digo porque ahora mi sumisa es mi mujer, pues con otras sumisas también lo he hecho, le pese a quien le pese.

Os recomiendo que leáis sobre este tema en las redes y que lo tengáis presente tras vuestras sesiones.

Por último, recordad que este blog solo son recomendaciones y apuntes sobre el BDSM. Quien escribe no es un Maestro ni Tutor, pero comparte su experiencia, sus conocimientos y sus pensamientos sobre esta cultura que nos atañe.

Vive el BDSM con RESPETO y HUMILDAD.

Safe Creative #2009235422210

Impactos: 814

error: ¡¡Este contenido está protegido!!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad