EL CONTROL DE SUMISOS

Tiempo de lectura: 4 minutos

¿QUÉ SABEMOS DEL CONTROL DE SUMISOS?

Hoy en día la gente se piensa que sabe todo sobre el control de sumisos, pero ¿realmente se sabe todo sobre controlar a una persona sumisa?

Hay muchas equivocaciones sobre este tema y el primero es: “Yo controlo a mi sumiso/a porque es de mi propiedad“. Nada más lejos de la realidad de esta cultura, es la persona sumisa la que te proporciona ese control en la medida que estime oportuna.

¿ME MALTRATAN SI ME CONTROLAN?

La eterna pregunta de gente que quiere confundir las cosas con el objeto de destruir relaciones de Amos/as y sumisos/as. Dentro del BDSM una de las partes es el control de las personas sumisas, guste o no guste es así.

Las personas sumisas controlan gran parte de su vida, pero en cuanto al BDSM se refiere prefieren, escogen y deciden perder ese control en pos de su persona Dominante.

“¿Qué puede controlar de mi vida un Dominante?” Tú decides que quieres que controle. No hay un límite máximo establecido ni un mínimo. Hay personas sumisas que entregan su control prácticamente al 100%, jamás llega a ser el 100% completo, pues queda ese pequeño porcentaje del “libre albedrio”.

Conozco casos de sumisos/as que han entregado el control de su cuerpo (necesidades alimenticias y fisiológicas), control de amistades, control de su economía, control de su vida cibernética, etc. ¿Es eso maltrato? La respuesta es muy simple: NO, siempre y cuando esté consensuado por ambas partes. No sirve que una de las partes consienta entregar ese control, se ha de tener la aceptación de quien entrega y de quien recibe.

¿Por qué motivo no es maltrato? Porque el maltrato es SIEMPRE si la parte controlada no ha aceptado en ningún momento ese control. Simple, claro y conciso.

¿Por qué hago tanto hincapié en este aspecto?

Porque como persona sumisa que eres has de saber marcar los límites de la relación D/s que tienes con tu Dominante. Hasta donde permites que llegue, cuáles son las líneas rojas y, por supuesto, tener el control de lo que se puede y no se puede hacer.

“¿Qué puedo hacer si mi Dominante se excede en mis límites?” Ante esa situación el primer paso sería pensar: ¿Por qué permitir eso? Si se consensuó unos límites, solamente por RESPETO se ha de respetar y no sobrepasar. En caso de que se haga, lo mejor sería romper esa relación tóxica.

“¿Qué pasaría si decido que controle más mi vida que lo que hemos hablado?”, Pues que tendrás que volver a hablar con la persona Dominante y reacondicionar la relación que mantenéis. Siempre se puede aumentar o disminuir los límites conforme va pasando el tiempo.

Espero que este post haya dejado un poco más claro el tema del control de la persona sumisa.

Ya sabéis que yo no soy ningún Maestro ni Tutor, solo me dedico a exponer mis experiencias y mis conocimientos adquiridos con todos/as vosotros/as.

Vive el BDSM con RESPETO y HUMILDAD

Impactos: 389

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

¿Por qué no nos dejas un comentario?

error: Este contenido está protegido !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: