¿ES NORMAL QUE TENGA MIEDO?

Tiempo de lectura: 6 minutos
¿ES NORMAL QUE TENGA MIEDO?

“No sé qué me sucede, pero aun sabiendo que soy una persona sumisa, tengo miedo. ¿Es normal que tenga miedo? Pero yo soy una persona segura ¿de dónde me viene ese miedo?”

Hay muchas personas que aun no comprenden que tener miedo es algo normal. Es algo que nos hace permanecer alertas y poner todos nuestros sentidos en su máximo poder de concentración.

LA DEFINICIÓN

Para empezar, deberíamos saber la definición del miedo, entonces sabréis el motivo principal de este artículo. Decir de antemano que esto ha surgido de varias conversaciones con personas sumisas de ambos sexos.

1. Perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario.
2. Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea.


www.rae.es › desen › miedo

Si tomamos la primera definición para el BDSM, es algo normal que tengamos “miedo a lo desconocido”. Dado que nos aventuramos en una cultura, en la que la verdadera información escasea, y lo que vemos en muchos sitios se asemeja más a un maltrato antes que a un placer.

Si tomamos la segunda definición, viene dado a que esa persona sumisa se pone en manos de una persona que, al menos al principio, no sabes cómo va a actuar. Todos sabemos de daños que pueden ocasionar las prácticas del BDSM y eso puede causar pavor. Si el Dominante sabe lo que hace, esos daños no deberían ser nada grave, pero ¿cómo puede saber eso la persona sumisa?

PERO YO CONFIO EN MI DOMINANTE

Esa confianza que tienes en tu Dominante no quita que tengas miedo de realizar ciertas prácticas. Es algo normal y eso hará que estés en todo momento alerta, pero no solo tú, también el Dominante (aunque no lo digamos) tenga ese miedo a excederse. Es algo común en los seres animales, hasta el más fiero león lo tiene y no lo oculta.

Si, lo sé, ahora mismo estás pensando en que tu Amo/a te inspira total confianza y te sientes segura/o. Como podrías hacer esas prácticas si una persona a tu lado que te de la seguridad de que todo saldrá bien. Una persona a la que entregas tu cuerpo, tu alma y tu vida.

Entonces… ¿De dónde viene ese miedo? Del instinto de protección, tu mente reacciona a una indefensión de tu cuerpo. Ese momento en el que estas atado a la Cruz, con los ojos vendados, sin saber que va a suceder, hasta que notas el látigo silbar y acariciar tu piel. Ese instante de espera entre azote y azote mientras estas sobre las rodillas de tu Dominante. Ese es el miedo que sientes y que tanto placer te produce al efectuar estas prácticas.

¿CÓMO PUEDO QUITAR ESE MIEDO?

Quizás la pregunta no sea la más correcta, quizás deberías preguntarte ¿por qué quieres evitar ese miedo? Hay muchos placeres en la vida, pero jamás se ha tratado el miedo en el BDSM como un placer. Los Dominantes sentimos ese miedo como algo bueno, es algo que es consecuente de un respeto, ese respeto que tiene a su Dominante.

Si quieres mi opinión sobre quitar el miedo, yo no te lo recomiendo. En cada sesión que tengo con mi sumisa ambos tenemos miedos, ella por lo que pueda hacerle, y yo por si me excedo en alguno de los golpes con el flogger, la pala o el látigo. Si las ligaduras están muy prietas, si el roce de la cuerda puede provocarle rozaduras, son daños que no son graves pero que pueden molestar.

Esas precauciones, esa atención, ese respeto… son tantas cosas provocadas por el miedo, que ambos estamos a partes iguales excitados y atentos para que todo salga bien. Tras unos años habrá mayor confianza y el volumen se reducirá, pero no ha de desaparecer.

EL MIEDO DE FINALIZAR

Algo que no he nombrado es el miedo a finalizar una relación. Es algo que un buen Dominante tiene pavor y, por supuesto, una persona sumisa no quiere ni oír. Se puede convertir en terror por varios motivos: Sentirse una mala persona sumisa, indefenso/a, con muchas dudas. Ese miedo estará siempre presente y no se va a poder eludir, porque hay muchos factores que influyen por los cuales se pueden finalizar una relación.

Y si… ese miedo ha llegado, mis queridos/as alumnos/as, este artículo se acaba. Deseo que aprendáis a sacar partido al miedo y que os haga recapacitar, pensar, y tener pendiente que puedes hacer cualquier cosa con los miedos y, además, disfrutarlo.

Recuerda que yo no soy ningún Maestro, solo soy una persona que expresa su experiencia y conocimientos dentro de nuestra cultura.

Vive el BDSM con RESPETO y HUMILDAD.

Impactos: 147

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

2 comentarios

  1. Me encanta la verdad ver miedo e intimidación en los ojos de una sisa tb verguenza, es un plus, x supuesto q hablo de momentos puntuales, cuando pretendo provocarlo, cuando estoy buscando los ojos para ver como cae esa mirada, es autimatico pero una sonrisa c dibuja en mi rostro, ese empideramiento me llena.

    1. Controlar ese momento es algo delicioso, sabes que tienes el control de la persona sumisa. Ella sabe que está pendiente de cada movimiento y ese temor de que puede pasar al segundo siguiente es algo que la excita. Muchas gracias por comentar Sr. Lockpick. Un saludo

¿Por qué no nos dejas un comentario?

error: Este contenido está protegido !!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: