DOMINANTES VISTOS POR VAINILLAS

Tiempo de lectura: 9 minutos
DOMINANTES VISTOS POR VAINILLAS

¿Sabéis como somos los Dominantes vistos por vainillas? Somos personas que dominan a fuerza de golpear, insultar y azotar a las personas sumisas.

¿Cuál es la imagen que se tiene desde el punto de vista de una persona vainilla? Por persona vainilla nos referimos a esa persona que no está en la cultura del BDSM. Si nos ponemos a analizar las conversaciones que mantenemos con personas así, nos damos cuenta de la idea equivocada que se tiene de toda la cultura. Voy a dar a grandes rasgos lo obtenido a través de muchas conversaciones con vainillas y bedesemeros sobre este tema.

¿QUÉ ES BDSM?

Si preguntamos esto la respuesta que más se obtiene suele ser: “Ah si, eso de los azotes y los látigos“. ¿Quién de ustedes no duerme proporcionando latigazos a su persona sumisa (también dormido/a)? Estamos todo el día dando azotes por doquier, en la cocina, en la habitación, en el parque, en el trabajo. Solo cogemos el látigo cuando se nos cansa la mano, ¿verdad?

Pero si ahondamos un poco más, sale a relucir la famosa trilogía de las 50 sombras. Si, yo también pienso lo mismo que estás pensando ahora. Como ejemplo es horroroso, una película que solo tiene una cosa buena y es que ha visibilizado el BDSM, lo malo es que lo ha hecho de una forma completamente errónea, pero es lo que sucede cuando se habla de algo que no se sabe.

Una vez que empiezas a explicar que no solo hay azotes y látigos (del tamaño que sean), sino que es Bondage, Disciplina, Dominación, sumisión, Sadismo y masoquismo, entonces sale a relucir eso de: “Ah, si, eso de las cuerdas, que las atan como chorizos“, y “Ah, los masoquistas son esos que les gustan que les peguen“. Seguro que esas frases las has escuchado más de una vez.

AHORA VAMOS CON LOS DOMINANTES

Somos esos seres déspotas, siempre insultando, faltándole el respeto a las personas sumisas, pegando y vestidos de cuero o látex. Y quiero destacar la palabra “Pegando”, pues lo hacen con el significado de maltrato, algo que además está penalizado por la ley. Depende de con quien hables, su percepción puede ser de que somos maltratadores (aquí no hablaré de pseudos), hasta que se lo explicas debidamente.

Cuando les comentas que los Dominantes no podemos hacer lo que queramos, se quedan impresionados. Piensan que las personas sumisas solo son como trozos de carne a nuestra disposición y que nosotros podemos disponer de ellos para nuestro disfrute. Nosotros tenemos que cuidar de nuestras posesiones, tenemos que cuidar tanto su salud física como la mental, pero además también hemos de cuidar de la nuestra. No somos máquinas sin sentimientos que podemos hacer cualquier cosa sin que nos afecte.

Por otro lado, tienen una imagen de “modelo guapísimo”, con dinero, helicóptero, yate y su cuarto rojo en un castillo. Aquí en España se hizo viral una reflexión y es que si lo hacía el “Grey” era BDSM, pero si lo hacía “Manolo” (el albañil) era maltrato. Aunque parezca un chiste, lamentablemente la percepción de la gente vainilla es esa. Precisamente el BDSM lo hace gente de cualquier estatus social, ideología, orientación e identidad sexual.

¿CÓMO SOMOS REALMENTE LOS DOMINANTES?

Lo primero que tiene que aprender una persona Dominante es: Aprender a dominarse a si mismo/a. Jamás podrá dominar a una persona sumisa si pierde el control sobre si mismo. Por otro lado, antes de sesionar con una persona sumisa debería aprender las normas, las técnicas y, por supuesto, conocer muy bien a la persona sumisa. Las prisas jamás son buenas, pero en el BDSM además pueden causar daños muy graves. Hay que tener muy en cuenta los valores: Confianza, Comunicación y Respeto.

No se puede pretender conocer a una persona sumisa y sesionar el mismo día. Se necesitan muchas horas de conversaciones para conocer los gustos, los miedos, alergias (si, esto es imprescindible), salud mental, salud física, y los máximos detalles posibles de esa persona. Pero, además, también tenemos que tener en cuenta los cuidados que se han de realizar tras una sesión. No sirve eso de “acabar la sesión y cada uno/a a su puta casa”, hay que hablar sobre lo realizado, saber que ambas partes están bien y cuidar las heridas, si las hay.

Se ha de comprender que la Dominación no solo se realiza para el placer de la persona Dominante, sino que una persona sumisa se nos ha entregado porque desea ser sometida y hemos de tenerlo en cuenta, dado que esa persona obtiene placer de esa entrega. También hay que tener en cuenta que no solo es un placer genital sino también mental o psicológico. Entran muchos factores en juego en este aspecto y hay que ir con cuidado.

EL BDSM VIRTUAL

¿Qué es lo que captan los vainillas de las redes sociales? Las imágenes y los textos que se comparten, puede llegar a una equivocación en las mentes de las personas vainillas. Ellos ven a personas atadas, amordazadas, con agujas clavadas, privación de los sentidos (vista, oído o tacto), con diversos artilugios en sus partes, siendo golpeadas con distintos artilugios, etc. Y todo lo anterior al mando de una persona vestida de cuero o traje con una actitud de superioridad y despotismo. Seguro que ahora estáis pensando: “Pero, no es tan horrible como parece“, pero yo solo os trasmito las conversaciones que he tenido.

A todo esto hay que añadir el amplio abanico que se esta retransmitiendo a través de las redes. Últimamente se están incrementado el nivel de palabras despectivas y malsonantes, algo que hecha mucho para atrás. Cierto es que podemos usarlas con nuestras partes sumisas, pero se suele hacer en sitios más privados: mazmorras, habitaciones, munchs (eventos). Abrir una red social y ver palabras como: perras/os, cerdos/as, mierdas, pagafantas, etc., no es del gusto de todos, pero aún menos si esta dirigido de forma general y no a tu propiedad en particular. creo que eso nos deja una imagen bastante deplorable que nada tiene que ver con la realidad.

Ojo, no digo que se debe dejar de lado las redes sociales, webs o foros, sino que hemos de explicar lo que se hace. Si queremos abrir esta cultura para que se conozca, que dejen de judicializarnos y de juzgarnos, o atraer más personas, debemos ser un poco más claros. Aunque esto solo es una opinión personal mía.

RESUMIENDO

Los Dominantes no somos monstruos y nos ocupamos de que las partes sumisas tengan un BDSM sensato, seguro y consensuado con nosotros. Cuidamos de nuestras pertenencias porque ellas se entregan a nosotros con la confianza de que estaremos a su lado y los protegeremos. No tenemos trozos de carne, sino personas a nuestro cargo, y nos hacemos cargo de ellos.

Si decide entrar en el BDSM con un rol Dominante tiene que tener en cuenta que esto es una carrera de fondo no un sprint. Aquí no debe haber prisas en ningún momento. Y pregunte, cualquier duda que tenga, haga la pregunta a Dominantes y sumisos, seguro que alguien le podrá dar la respuesta que busca o la que le haga razonar y sacar sus conclusiones. Más vale parecer tonto y preguntar, que no hacerlo y confirmarlo, solo que aquí puede causar graves daños a su persona sumisa, así que pregunte las veces que sea necesarias.

Espero que estos consejos te puedan servir y que puedas prevenir al máximo posible que sufras decepciones y evites disgustos innecesarios.

Recuerda que yo no soy ningún Maestro, solo soy una persona que expresa su experiencia y conocimientos dentro de nuestra cultura.

Vive el BDSM con RESPETO y HUMILDAD.

Impactos: 142

error: ¡¡Este contenido está protegido!!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad